octubre 24, 2005

Carta a mi hijo


Querido hijo:
No hay mayor humanidad que dar la vida por los amigos y vivir enamorado. Si podes dar: dalo todo, es más, da lo mejor de vos y vas a ver como trasciende tu obra. Si das tu palabra de honor quiere decir que ya sos adulto y, como tal, debés comportarte a la altura de tus actos. Sé fiel. No hay nada más bello que brindar confianza. Cada vez que te equivoques no te deprimas, agradecéle a Dios por la nueva oportunidad que tenes para dar. Disfrutar de cada milagro de la vida te enseñará a ser mejor persona, a incrementar tu capacidad de asombro, a ver en el otro a un hermano y a crecer fervientemente en el amor. Nunca pensés que lo tenés todo y que nada te falta, los absolutos le quitan luz a la realidad. Procurá ser amplio en perspectiva, creativo, siempre tendrás un comodín en momentos malos. Nunca pensés que estás desamparado solo porque te falta lo esencial. Usa la inteligencia para alcanzar lo más descabellado y descubrirás que es imposible ser miserable. No andes con los negativos ni los egoístas. Por cada vez que te veas en el espejo procurále tres bondades a tus seres amados. Una de dos, o vivirás despeinado o lleno de amigos. Tu mamá no es sagrada: es una mujer, pero no es cualquier mujer, es La mujer, nunca lo olvides. Si tu hermano te necesita: ayudalo, si no lo hace, dale todo. Los verdaderos amigos, con el tiempo no se hacen mejores ni se consideran tus hermanos, se funden en tu carne para vivir dentro tuyo. "Gracias" debiera ser tu palabra favorita, pero si no lo es, al menos enterate que lo era para mí, quien fui y soy amado por muchos. Jamás uses la violencia para nada. Mejor sería que no la uses nunca, es decir: que la erradiques de tu vida. Todos tus actos te darán alegría y felicidad cuando se sustenten en el amor. Si te engañan: perdoná. Si te hieren tené paciencia. Ojo por ojo no es una opción. Piensa en mí, en tu familia, en los que te aman de veras y volvé a perdonar. Planificalo todo, organizate. Dale a cada cosa su valor y a cada quién la consideración necesaria. Nunca pensés que por ser ordenado se pierde la magia o el encanto. Todo lo contrario: sin fundamento no hay innovación. Antes de pedirle a los demás, primero dales vos. Da y aún mejor: date a vos mismo. Cuando dudes confirmá las opciones con los que confias. Y cuando estés seguro: tratá urgentemente tus decisiones con tus mayores. La vida es pura decisiones, no tengas miedo, de eso se trata: de arriesgar. Esforzate por llegar a ser un experto en tomar decisiones.En la adversidad, hijo querido, no busques culpables. Pensá que se vuela alto solo con el viento en contra. Si tenés la vida clara, complicala para ver la diferencia. Sin embargo, si está complicada: charlalo con tu abuelo. Dios te dió capacidades y dones para que los uses y los multipliques, no seas mezquino. Cuando te enamores vivilo plenamente, uno no se enamora todos los días. Amá a las mujeres, querelas, respetalas, valoralas y no te canses de decirles lo bellas que son. No te fíes de tu belleza exterior, es engañosa. A medida que pasen los años brillará el joven que sos y no el que quisieras haber sido. Yo no te dejo respuestas, más bien son preguntas. Ojalá ames a la lectura como lo hago yo, ahí te esperan más que una aventura. Averigualo vos mismo. Sé inteligente. No te dejes llevar por lo que dicen los demás. Sé protagonista, equivocate que es la mejor manera de aprender. Más que humilde sé, si podés, lo más honesto que te salga. Eso atrae a la gente y estar entre ella es lo mejor que te puede pasar. Todo hombre tiene una misión en la tierra. Te lleva toda la vida descubrir cual es intentando tantos caminos equivocados. No es que se burlen de vos o te menosprecien, es que no te conocen. Ser generoso es un don Divino, no te olvides que estamos para servir. El dinero es un medio, aunque no lo creas, está lejos de ser un fin. Podes ser muy bueno en cualquier disciplina que te propongas, esforzate por ser el mejor. Te dejo tres herramientas: la Biblia, la poesía y el servicio. Y dos dones: la nobleza y el perdón.

Con amor

Tu papá

1 comentario:

DANIEL dijo...

me conmovio hasta el alma hermano....nunca lei algo tan profundo escrito a un hijo.se nota el camino que venis recorriendo,un abrazo de un amigo desconocido.